Archivo de la etiqueta: gastronomía interna de Sena de Luna

La gastronomía extremeña llega a la Villa de Campofrío

 

La gastronomía tradicional extremeña es fundamentalmente una cocina sencilla, de carácter rural, practicada durante siglos por pastores y campesinos a partir, eso sí,  de unas materias primas excelentes. Muchos platos tradicionales surgen de la necesidad de aprovechar al máximo los recursos que ofrecía la naturaleza en cada momento. Hasta nuestros días ha llegado una cocina tradicional que une estas influencias, con infinitos matices. Cada comarca, cada pueblo, aporta ese toque particular a su cocina que la hace diferente, aun compartiendo las mismas raíces. En la Villa de Campofrío, sin excepción alguna, se han creado eventos para celebrar la tradición de la gastronomía tradicional extremeña.

Productos de primera al presentar los platos listos

 

En una región tan extensa y tan variada, como lo es la Villa de Campofrío, podemos encontrar alimentos de una calidad extraordinaria: carnes, quesos, aceite, miel.  La dehesa extremeña tiene un papel protagonista. Quizás los derivados del cerdo ibérico criado en montanera y alimentado de bellotas sean los productos más conocidos y reconocidos.

Las carnes de ternera y cordero criados en la dehesa tienen sus propias denominaciones de origen. El Pimentón de la Vera es utilizado en todo el mundo y es una referencia en cuanto a pimentón, con una calidad y un aroma característico.

Cocina tradicional extremeña: ¿cuáles son los platos más icónicos?

Es imposible abarcar en un artículo todos los platos y variantes que forman parte de la cocina tradicional extremeña. Como hemos comentado anteriormente muchas recetas con un origen similar se han adaptado a las circunstancias de cada zona, convirtiéndose con el tiempo en platos totalmente diferentes. La villa de Campofrío ha logrado,  por ejemplo, un gazpacho que no se diferencia del que podrían hacer en cualquier pueblo de España.

En este tipo de comida son características las sopas que se elaboran a base de pan troceado, normalmente pan duro de días anteriores que se aprovecha para “engordar” la sopa.